Día Dos: La Reconstrucción

Bloque por bloque, alma por alma
obtuvimos la libertad a punta de espada
beso por beso, caricia por caricia
obtuvimos nuestro amor olvidando la envidia
y continuamos creando nuestro edificio
construyendo con barricadas contra el maleficio.

Somos indios sin taparrabos, humildes vestidos
somos sobrevivientes de esta caída al precipicio.

Nadie mejor para deleitarme con esta victoria
que mi amor de verano, entre esta escoria
polvo que moldeamos a nuestra voluntad
compartiendo boricuas en esta hermandad
vamos a reconstruir el verde de este suelo
vamos a sembrar gris en estos cerebros.

Somos magnates millonarios en libertad
somos los hijos de mi patria, antigua beldad.

Agradezco a mi querida por construir conmigo
la familia, los hijos, todos los taínos altivos
cayo por cayo, caricia por caricia
comiendo cundeamores con sabor a justicia
arbusto por arbusto, sudor por sudor
aquí nace la nueva cría emancipada del Señor.

Leave a Reply