Sediento

Si te dañé
lo siento mucho
fuiste mi vida
yo tu veneno.

No es lo que dices
es lo que escucho
el diálogo quedo
de tus ojos yertos.

Antes, vagaba
de cuerpo despierto
por dentro muerto
como brisa lenta.

Tomaste mi mano
robaste mi beso
fuimos marea
en el desierto.

Si te hice daño
pues lo lamento
pierdo yo más
es mi destierro.

Huyó tu sonrisa
nació mi lamento
pierdo tu hálito
quedo sediento.

Leave a Reply