Stalker

Te observo sigiloso desde mi ventana
Ocultando mi respirar, de tarde a mañana
Con el deseo de tenerte enjuagando mis labios
Con el deseo de tener tu piel, tus cabellos lacios.

Miro tu gracioso caminar, tus livianos pasos
El temblor de tus muslos dentro de esos retazos
Y cada vez que el viento se asoma a mirarte
yo le regaño por tus senos rozarte.

A lo lejos te miro, y entre jadeos
el caminar ligero acalora el deseo
y cuando me acerco justo a agarrarte
la timidez me traiciona, me obliga a soltarte.

Me has visto mucho más de cien veces
a lo lejos, con barba, bufanda y lentes
es que me tienta el deseo de seguirte
y un día, detenerte y descubrirme.

Leave a Reply